Si hay una mujer a la que podemos considerar capaz de superar todo tipo de dificultades, esa es, sin duda, María Sklodowska, más conocida por todos como Madame Curie, que ha pasado a la historia gracias a sus trabajos en física y química. Una mujer que nunca lo tuvo fácil y que debió luchar contra los hombres y contra los elementos para sobresalir en un mundo dominado por el género masculino.

Madame Curie

Maria, Marie, pasó hambre, pasó frío y no dudó en poner en riesgo su salud con tal de no renunciar a su pasión, la ciencia, la investigación. Fue una mujer luchadora, pero también toda una pionera. Primera mujer en recibir un Premio Nobel y primera persona en recibirlo en dos ocasiones y en distintas especialidades (Física y Química) tiene el honor de ser la primera mujer catedrática de la prestigiosa Universidad de La Sorbona y, además, es la primera mujer en ser enterrada en el Pabellón de Hombres Ilustres de París.

María Sklodowska nació el 7 de noviembre de 1867 en una Polonia ocupada en la que las mujeres no podían ir a la Universidad. Menor de cinco hermanos, era hija de un profesor de física y una maestra, que murió cuando ella tenía once años. Como en su Polonia natal no podía estudiar, Marie trabajó como institutriz y organizó una escuela clandestina para enseñar a leer y escribir en polaco a los campesinos de la zona.

Mientras trabajaba como institutriz, María se enamoró de Casimir, uno de los hijos de la familia para la que trabajaba, pero los dueños de la casa no la querían como nuera. Para María Sklodowska fue una desilusión y un dolor tremendo, pero para la Ciencia resultó algo maravilloso, pues a los 24 años María, ya Marie, abandona Polonia y marcha a París, donde por fin puede ver cumplido su sueño de ir a la Universidad.

María se encontró por primera vez con Pierre en la primavera de 1894 tras haber conseguido licenciarse en física con el número 1 de su promoción. También se licenció en matemáticas. Se casaron por lo civil un año después de conocerse y con el dinero que les regalaron en la boda se compraron dos bicicletas y su luna de miel consistió en ir pedaleando por media Francia

Una vez acabadas las dos licenciaturas, Marie decidió doctorarse. Tuvo que compatibilizar su trabajo de investigación con el de madre y ama de casa. Siempre había flores en su casa, amaba el campo, hacer excursiones en bicicleta e ir de picnic.

Madame Curie y Pierre Curie

En sus trabajos de radiactividad descubrieron dos nuevos elementos: el polonio y el radio, y en 1903 compartieron con Becquerel el Nobel de Física. Tras ganar el Nobel se hicieron mundialmente famosos y gracias a esa fama comenzaron a llegar los reconocimientos que les habían sido negados durante tanto tiempo.

Pero la felicidad no duró mucho, tres años después Pierre muere atropellado por un coche de caballos. A pesar de la inmensa pena que este accidente le provocó, Marie continuó con su trabajo, heredó la cátedra de la Sorbona de su marido y siguió con sus investigaciones. Trabajos que dieron su fruto y que la llevaron a ganar el Nobel de Química en 1911.

Cuatro años después de la muerte de Pierre, Marie se enamora de nuevo, esta vez de un ayudante, un físico cinco años menor que ella. Se llamaba Paul Langevin, un hombre casado y con cuatro hijos. El affaire salta a la prensa y Marie es vilipendiada, incluso llegaron a apedrear su casa con sus hijas dentro.

En medio del escándalo le conceden el premio Nobel de Química, pero era tal el revuelo que se había montado tras conocerse esa relación, que casi nadie hizo caso del galardón. Marie entra en una profunda depresión y desaparece todo un año en el que ni trabajó ni tuvo contacto con sus hijas.

Una vez recuperada, Marie vuelve a su laboratorio y a sus investigaciones, unas investigaciones que poco a poco iban mermando su salud, igual que mermó la de Pierre y la de su hija Irène, que fue galardonada con el Nobel de Química en 1935.

Los Curie estuvieron sometidos durante años a altas dosis de radiación, pero nunca fueron conscientes de los peligros del mundo del radio. Los últimos años de Madame Curie fueron muy dolorosos, el radio la dejó casi ciega y muere a los 67 años víctima de la leucemia.

En 1995 los restos de Pierre y Marie Curie son trasladados al Pabellón de Hombres Ilustres de París. Marie ocupa el puesto que merece, un puesto de honor en un mundo de hombres. Madame Curie, una mujer luchadora, pionera y altruista. Pudiendo hacerse rica con sus descubrimientos, se negó a patentar el proceso de aislamiento del radio dejándolo a disposición de la comunidad científica, pues losconsideraba como una manera de ayudar a los demás.

Mamen Gil es periodista. La directora de Contenidos de Mujeres Valientes es la más sensible de las que componentes de este equipo, por este motivo es, probablemente, la más creativa de todas.

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies