El verano es disfrutar y hacer el amor… pero despacito

 

Verano en Mujeres Valientes

 

El otro día escuchaba la radio y no podía dejar de sonreír por las contestaciones que daban algunas de las mujeres que la periodista había incluido en su pieza hablando sobre esta época estival.  A la pregunta de “¿Qué es para usted el verano? ¿Qué hace en estos meses veraniegos que en otra época del año no es realiza?… ” Algunas, y al ser un medio en el que nadie te ve la cara, se desinhibían mucho más. Por eso fue más de una la que contestó, sin ningún tipo de tapujo, que por supuesto relajarse, intentar disfrutar de sus hijos, leer, hablar, beber, comer, dejar de hacer dieta, trasnochar, bailar, divertirse, ver a los amigos, caminar por la orilla de la playa, disfrutar de algún deporte y… hacer el amor mucho más.

 

Caminar por la orilla de la playa, disfrutar de algún deporte…

 

Hacer el amor pero como más cariño y más despacito, decía una señora delante de un marido al que se escuchó reír. Y es que eso es lo que que tiene el verano: que invita a hacer las cosas despacito… “Cómo dice la canción de Luís Fonsi”, recalcó y lo acompañó de su propia versión de la famosa canción y  de la risa más fresca y sincera que se puede escuchar a través de las ondas herzianas (no puedo resistir la tentación de poner el vídeo de Luís Fonsí… sí, también yo he caído)

 

 

Pues sí. Es lo que tiene julio y agosto: la gente está dispuesta a ser mejor

 

Ocurre lo mismo que en Navidad: nos invade el espíritu del presente y esa sensación de fuga del tiempo nos hace ver la vida con menos matices grises. Nos invade el color de que lo verdaderamente importante es lo que nos está pasando aquí y ahora.  No dudamos un segundo en improvisar sin pararnos a pesar en las consecuencias que puede tener lo que hacemos porque nada tiene importancia a la orilla del mar.

Un tiempo en el que se hace indispensable vivir con intensidad los momentos con tu familia. Hablar de todo y de nada. Estar en silencio. Reunirte alrededor de la mesa con amigos que se han presentado sin avisar porque ¡qué más da, si donde se sientan tres lo pueden hacer siete!… Y no hace falta ponerla de etiqueta porque la vajilla es la que hay y la nevera siempre está llena a la espera de las buenas conversaciones junto al mejor de los vino.

 

Sentir; tomar conciencia de los cinco sentidos

 

Sentarte al lado de tus hijos y poder organizar con ellos un tiempo libre en el que hablar de vivencias inolvidables. Viajar con ellos a los lugares de tu infancia que siempre quisiste que conocieran porque necesitas que sean tan felices como lo fuiste tú. Pedirles que te ayuden a preparar las actividades para que se sientan protagonista de la historia más divertida del año y enseñarles que lo mejor está siempre por venir… pero siempre juntos.

Mirar a tu pareja a los ojos y decirle, con tu mirada, cuanto lo quieres

 

Sentir; tomar conciencia de los cinco sentidos y vivir plenamente el hoy porque lo que ha pasado… pasado es y lo que está por venir aún no ha llegado… Y, por supuesto, parar un momento (porque tenemos mucho tiempo) e intentar comprender la mujer que somos. Mirar alrededor y ver lo privilegiadas que somos porque estamos donde queremos y con los que mas amamos. Reflexionar sobre los planes (siempre a corto plazo) que debemos conseguir y no perder nunca el horizonte de nuestra realidad porque de esa manera seremos lo que queremos ser.

En definitiva y en una sola palabra…VIVIR

 

¡FELIZ VERANO!

 

Fotografía de Jaime Fernández-Mijares

 

María José Andrade es periodista y fundadora de la Mujeres Valientes

 

 

 

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies