Sólo había pasado cinco años desde la legalización del acceso de la mujer a la Universidad, cuando se abrió la Residencia de Señoritas. Era el año 1915 y un grupo de mujeres, que formaban parte de una generación vanguardista, fueron las que tuvieron el privilegio de alojarse en la Residencia de Señoritas, un lugar que se fundó por y para potenciar el espíritu de progreso y modernidad de estas mujeres.

Ellas fueron las primeras en acudir a la Universidad, un “terreno” hasta ese momento exclusivo para hombres. Leían libros, jugaban a hockey, comenzaron a usar pantalones y entre poesía, lecturas y letras más de una pasaba sus horas entre tubos de investigación.

Residencia de Señoritas

También practicaron todos los ismos y ellas fueron las primeras en expresar libremente su deseo de votar; por eso se hicieron sufragista importando el modelo de Estados Unidos.

En un país donde el analfabetismo femenino superaba en 16 puntos al masculino, esta residencia se convirtió en un revulsivo donde convivían un grupo de mujeres modernas, con talento y con ganas de ser diferentes.

Residencia de Señoritas
María de Maeztu (Vitoria, 1882-Buenos Aires, 1948) fue la encargada de comandar a este grupo heterogéneo y con ganas de cambiar el mundo desde el estudio, la investigación y el intercambio de ideas. Ella fue una de las primeras que abrió el camino a otras para que pudieran culminar sus carreras universitarias. Unas carreras llenas de impedimientos como el que tuvo que sufrir ella misma, ya que el Colegio de Abogados de Bilbao intentó impedir que ejerciese como abogada tras licenciarse.

Los reformadores y Maeztu lucharon por transformar con la educación, un país anclado y parado en el tiempo.

El edificio destinado a acogerlas fue el que hasta entonces había sido ocupado por la Residencia de Estudiantes -hoy sede de la Fundación Ortega-Marañón- y 21 años fueron los que trascurrieron desde sus inicios, en los que las mujeres que poblaban sus pasillos, lograron romper con el sistema establecido que las relegaban al oscurantismo y a la invisibilidad.

Edificio de la Residencia de Señoritas

La periodista Josefina Carabias, la diputada Victoria Kent, Las pintoras Menchu Gal y Maruja Mayo, la investigadora Marie Curie, la primera embajadora, Isabel Oyarzabal o la filósofa María Zambrano fueron algunas de estas alumnas, residentes o profesoras que consiguieron, durante esos pocos años, poner a la mujer en el escaparate de la modernidad.

La guerra llevó al exilio a muchas de estas mujeres, como a su propia directora y aunque algunas intentaron iniciar el mismo proyecto en otros países, como en Buenos Aires, finalmente no pudieron culminarlo.

En 1940 la Residencia es convertida en el Colegio Mayor Teresa de Cepeda y lo que antes había sido el bullicio de la sabiduría y mujeres llenas de vida que se atrevían a enseñar los tobillos, ahora entraba en el túnel del retroceso para taparlas hasta los pies y devolverlas a los fogones.

De esta manera, el lugar que el que cada una de ellas tenía su propia habitación, su espacio y su lugar, quedaba clausurado y perdido en el tiempo de la memoria; por eso, en una iniciativa que parte de la Acción Cultural Española y la Residencia de Estudiantes, se ha organizado la exposición, Mujeres en Vanguardia.

La exposición se podrá visitar hasta el próximo 27 de marzo y en ella se ha reunido más de 400 piezas en las que se incluyen fotos, cartas, libros y obras de artistas como Helena Sorolla, Ángeles Durán o Maruja Mallo; Muchas de las cuales serán expuestas por primera vez al público como el autorretrato de Marisa Roësset.

Almudena de la Cueva y Margarita Márquez Padorno son las comisarias de esta exposición. Una muestra en la que vamos a encontrar a estas figuras femeninas que podrían haber sido un revulsivo para la historia de la Residencia; una institución que lució como un faro para la mujer de ese tiempo.

El sueño duró poco ya que la Guerra Civil terminó con una iniciativa que podría haber sido el inicio, y el ejemplo a seguir, de una nueva mujer que daba los primeros pasos hacia la igualdad.

La exposición, Mujeres en Vanguardia se podrá visitar hasta el 27 de marzo en la Residencia de Estudiantes, en el Pabellón Trasatlántico, Calle Pinar, 23 de Madrid (91 563 64 11)

 

María José Andrade es periodista y fundadora de Mujeres Valientes

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies