Paqui González padece bipolaridad

Hoy es de esos días que me ilusiona hablar de mí en un tono festivo y reivindicativo. Voy a empezar quizás por el final de mi biografía o al menos de los últimos años.

El pasado 10 de octubre se celebró el Día Mundial de la Salud Mental, yo dentro de mis múltiples característica como persona tengo diagnosticado Trastorno Bipolar, y digo tengo diagnosticado porque en ningún caso me siento que soy Bipolar puesto que soy otras muchas cosas, entre ellas me considero una apasionada del deporte, madre, amiga…persona en su más amplia acepción.

Mª José Andrade me ha encargado que realice una entrada para su blog y, bueno, no me ha querido dar pistas de cómo he de desarrollarlo, así que me siento en plena libertad de escribir mi experiencia o mis vivencias.

Nací en Barcelona en 1970 y residí allí hasta terminar la Universidad. Creo haber recibido una excelente formación académica y deportiva, practiqué artes marciales hasta que como era muy “normal” en aquella época, tenías que elegir entre trabajar y estudiar y el deporte pasaba a un tercer plano, por lo que cuando estás en un alto nivel deportivo es bastante difícil de compaginar. Aprobé unas oposiciones y al año me fui en plan aventura a vivir a Tenerife, y la aventura duró casi 10 años, allí nació mi hija Patricia.

Sevilla fue mi nueva aventura a partir de 2002 y aquí sigo. Si hay una fecha clave en mi vida es el 4 de febrero de 2008 cuando me diagnostican trastorno bipolar y se rompe mi vida laboral y personal. Durante unos años sin poder trabajar y sin ningún tipo de motivación aparece de nuevo el deporte. Recuerdo perfectamente que fue el 8 de marzo de 2014, después de una manifestación a la que acudí ese Día de la Mujer. Me encontré con el Duatlón de Sevilla en el Parque del Alamillo, vi correr a una mujer que me dejó impresionada, era María Pujol y un equipo de chicas de rosa animando. Me acerqué y felicité a María. Y a partir de ahí me uní a su equipo. Sin lugar a dudas en ese momento mi vida cambió pues encontré mi lugar.

Con #nosotrasSí he encontrado no sólo un equipo, son mis amigas, es un espacio humano, digo espacio humano porque se crea una sinergia entre mujeres y las interrelaciones fluyen con gran velocidad. Desde casi el primer día he podido visibilizar mi “discapacidad” y no ha habido estigma, incluso con humor lo hablo sin ningún tipo de problema. formo parte de la Junta Directiva y tienen depositada en mi la confianza y la realización de las tareas de Secretaria.

Con #nosotrasSí se puede hablar de un tema que las personas que estamos diagnosticadas de alguna enfermedad mental queremos visibilizar y es que no queremos integración sino inclusión,y así me siento yo incluida y no sólo integrada.

Cuando las personas con este tipo de enfermedades tan estigmatizadas nos enfrentamos al resto de la sociedad aparece el miedo a no ser aceptadas y lo que suele ocurrir es que todo tu entorno social gire alrededor de dicha enfermedad. Por eso quiero destacar esta labor tanto de María Pujol como del resto del equipo que forma #nosotrasSí, su labor de inclusión social y todo ese afecto que me demuestran a diario.

Gracias, Paqui porque has demostrado una gran generosidad hablando sobre la discapacidad que padeces. ¡Tú si que eres una mujer valiente!

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies