Coaching en época de cambio

 

Coaching, un proceso de acompañamiento

En los últimos años se ha venido hablando mucho de Coaching. En una época llena de rápidos cambios, el coaching, un método para acompañar a las personas en la toma de decisiones, abrir su campo de posibilidades o conocerse a uno mismo. Es una temática que cada vez está más de “moda”. Sin embargo ¿qué se entiende por coaching?

Según la International Coach Federation (ICF, 2006), “el coaching se trata de una relación profesional entre un coach y una persona. Una relación en la que el coach ayuda a producir resultados extraordinarios en sus vidas, carreras, negocios o empresas. A través del proceso de coaching, profundizan en su aprendizaje, mejoran su rendimiento y aumentan su calidad de vida. En cada reunión la persona que recure a un coach elige el tema de conversación, al tiempo que el coach escucha y contribuye con observaciones y preguntas. Esta interacción crea claridad y mueve hacia la acción. El coaching acelera el proceso a base de proporcionarle una visión más centrada y consciente de sus alternativas de elección. Se centra en el momento presente de la situación y qué quiere hacer para obtener los resultados que se desea para el futuro”.

De la misma manera conviene diferenciar el coaching de otras disciplinas, por ejemplo, de la psicología, esta última trata patologías (depresión, ansiedad, adicciones) y el coaching trabaja dificultades y retos a nivel personal y profesional.

Al realizar un proceso de coaching, lo más importante para conseguir tener éxito es que el objetivo esté bien definido y claro

Todos tenemos la intención de alcanzar nuestras metas, sin embargo, cuando nos metemos en la dinámica diaria, las tareas pendientes y las urgencias del día a día nos pueden “desenfocar” de nuestros objetivos cuando estos carecen de claridad y definición. Para ello en coaching proponemos una herramienta para establecer objetivos siguiendo la metodología SMART:

S-Specific (Específico): La ambigüedad nunca ha servido para establecer buenas metas, el ser específico nos permite reducir las áreas grises y mantener nuestro enfoque durante el proceso. Es importante tener claro el “Qué”, “Cómo”, “Cuándo” / “para qué/quién” se desea cumplir ese objetivo, el “dónde” se va a llevar a cabo y “cuáles” son los elementos que se van a requerir. Han de ser formulados en positivo y lo más específico posibles.

b. M-Measurable (Medibles): “Lo que no se mide no se mejora”, por tanto, el establecer un indicador de éxito en nuestro objetivo nos permitirá saber que tan cerca estamos del resultado final.

c. A- Attainable (Alcanzable): Al considerar si una meta es alcanzable y realista podemos identificar qué tipo de habilidades, actitudes u otro tipo de recursos necesitamos para cumplirlas. Ejemplo de metas alcanzables.

d. R –Relevant (Relevante): Quiere decir que está relacionada con una visión o un plan maestro ya sea de vida o de negocio.

e. T -Time Bound- (En un marco de tiempo y con una fecha límite): Si no establecemos un límite de tiempo nuestras tareas y proyectos pueden prolongarse por tiempo indefinido.

Con esta metodología ya pueden empezar a trabajar e ir desgranando, de manera más rápida y específica, la idea que tenía al principio del proceso: el final…..dependerá del compromiso y las ganas de la persona.

Inma Jordá pertenece al equipo de Coach4you junto a Marlene Miranda y Mina Amidouch
 

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies